Tuesday, November 07, 2006

CONVIVENCIA VIRTUAL

EN ESTA PAGINA OS INVITO A QUE EXPREIS LAS REFLEXIONES SOBRE EL BLOG.

Wednesday, October 11, 2006

Un lugar de convivencia virtual

Espero crear una comunidad de conocimientos compartidos.

Sobre la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos de un tiempo a esta parte, mucho se ha hablado ya, siendo también mucho lo que todavía queda por decir. Esta revolución, encabezada con la introducción de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en casi todos los ámbitos de la vida diaria, nos afecta a todos de una forma u otra. Y es que, aparte de nuestras propias actitudes ante ellas, es indudable, y casi inevitable, el impacto que sobre los procesos informativos y comunicativos está teniendo las denominadas nuevas tecnologías, con un alcance generalizado sobre todas las actividades y ámbitos del ser humano, desde esferas macro y micro económicas, políticas, sociales, culturales, laborales, o formativas, hasta incluso espacios más personales (como la familia, las relaciones sociales...) (Duarte, 2002).
En este sentido como expusimos en otro trabajo, Cañal, Ballesteros y López Meneses (2000: 89) el desarrollo de la red Internet parece traer consigo, junto a otros cambios de distinta naturaleza, la posibilidad de una profunda transformación en el ámbito de la comunicación interpersonal y, en general, en todos los procesos de flujo de información.
Por otra parte, también coincidimos con el profesor José Gómez Galán (2003: 271) que la mayoría de las funciones que permite Internet pueden ser empleadas en los contextos educativos e, incluso, para una labor pedagógica. Desde la búsqueda de información en la World Wide Web (WWW) hasta el empleo del correo electrónico para facilitar la comunicación, pasando por los chat (conversaciones por texto en tiempo real) y videoconferencia (similar, pero con imagen y sonido), las funciones de FTP (obtener y ofrecer programas y archivos en la red), las listas de distribución y grupos de noticias, el diseño de páginas Web (para informar al mundo de aquello que deseemos), etc., pueden constituir actividades didácticas de primer orden, que permiten alcanzar o ayudan a alcanzar muchos objetivos didácticos. Además, las actuales herramientas de comunicación (weblogs, wikis,…) presentes en Internet son ideales para llevar a efecto procesos de formación.
Es intención en este apartado describir y reflexionar sobre algunos utensilios de la red de gran impacto social, orientados a colaborar y compartir conocimientos, experiencias y recursos en la Red. En este sentido, ya nos lo recuerda el profesor Jesús Valverde (2001b: 14) al señalar que uno de los motivos principales para la creación de la red Internet fue la necesidad de compartir recursos.
Consideramos que en la formación virtual una de las claves para el proceso de aprendizaje son las interacciones entre los propios estudiantes, las interacciones entre el profesorado y los estudiantes y la colaboración en el aprendizaje que resulta de estas interacciones. O con otras palabras, como manifestamos en el Informe final del Proyecto denominado: Evolución de la oferta formativa on-line en las universidades públicas españolas (2001-2004) y elaboración de protocolo de buenas prácticas sobre las competencias del tutor universitario on-line[1] es de vital importancia en la formación en línea la creación de comunidades de aprendizaje a través de las cuales los conocimientos y las experiencias son compartidos y el significado es creado colaborativamente. (Valverde, López Meneses y otros, 2003). En este sentido, Internet, podría llegar a ser una vía de comunicación especialmente adecuada para el establecimiento de relaciones de colaboración entre los miembros de las diferentes comunidades científicas. (Merino, Ballesteros y López Meneses, 2001: 573).
Igualmente, resulta adecuado para nuestro propósito de investigación la aportación del profesor Lorenzo García Aretio (2005c: 1) al indicar que todo el que disponga de un acceso a Internet, tiene a su disposición una fabulosa herramienta para la expresión libre en la que se rompen los esquemas tradicionales de comunicación y se aprovecha el inmenso potencial comunicativo de Internet.
En otro orden de cuestiones, en el presente escrito, nos hemos decantado, no por describir y comentar los recursos telemáticos, más corrientes y más utilizados, como podrían ser, entre otros, el correo electrónico, las listas de distribución, los foros, news, IRC, el chat... los cuales hemos tratado y reflexionado en diferentes libros y artículos de divulgación científica[2] sino, por el contrario, hemos pensado en investigar y reflexionar sobre otras herramientas y formas de colaborar en red, más innovadores y actuales, incluso más motivadores, funcionales y quizás con una mayor potencialidad en el ámbito educativo, aunque, todavía poco extendidos en diferentes sectores del ámbito educativo, nos referimos a los Weblogs, Wikis y Webquest.
Desde la invención y uso de Internet se ha dicho que éste es el medio masivo de información y comunicación más democrático que existe, porque sus servicios (correo electrónico, chats, páginas web) permiten una relación entre emisor y receptor del mismo nivel y funcionalidad. El receptor surge como un participante activo en el proceso de comunicación y logra convertirse en emisor, debido a que posee las mismas herramientas de producción y el mismo canal de distribución para enviar un mensaje original o de regreso. (Contreras, 2004: 3).
Esta característica de Internet se consagra con la proliferación de los weblogs o blogs que más que páginas electrónicas “escritas por los cibernautas donde cuentan anécdotas de sus vidas y opinan sobre diversos temas” (Ciccioni, 2002) son un estilo de vida y expresión personal para algunos ciber-ciudadanos de la tribu digital.
[1] Universidad de Extremadura. B.O.E. 28/ 05/ 03. Referencia: EA2003-0065. Publicación electrónica: http://www.univ.mecd.es/univ/jsp/plantilla.jsp?id=2140
[2] Hemos trabajado dichos recursos telemáticos en diversos documentos científicos: López Meneses y Ballesteros, 2000c; Merino, Ballesteros y López Meneses, 2001; Díaz, Ballesteros y López Meneses, 2002; López Meneses, Ballesteros y Valverde, 2002d; Ballesteros y López Meneses, 2002.